San Miguel llegó al objetivo de una cámara cada 1000 habitantes

La_cámara_número_300cámara_en_pichincha

Con la instalación y conexión al Centro de Operaciones Municipal de la cámara domo número 300 ubicada en Azcuénaga y Pichincha, la Secretaría de Seguridad logró cumplir con el objetivo de llegar a tener una cámara cada 1000 habitantes, de acuerdo a lo establecido en el Plan Local de Seguridad, diseñado por el Intendente Joaquín de la Torre.

En este sentido, el Secretario de Seguridad, Max Perkins, señaló: “Es importante destacar que esta es una de las promesas que el intendente realizó junto a Sergio Massa  y demuestra claramente el  compromiso con el que asumimos la responsabilidad de ocuparnos de la  principal preocupación de los vecinos”.

Las trescientas cámaras que se encuentran distribuidas a lo largo y ancho del municipio, permiten tener una visión integral de todo lo que sucede en el distrito y reaccionar rápidamente ante cualquier situación, ya sea activada por la denuncia de un vecino o como resultado del monitoreo atento y proactivo que realizan los operadores de sistema de cámaras.

Las cámaras de seguridad se han convertido en una herramienta fundamental a la hora de operar como factor disuasivo y preventivo de hechos delictivos,  pero también cumplen un rol decisivo al aportar a la justicia material de archivo que permita colaborar en el esclarecimiento de hechos delictivos.

Consultado sobre cómo se decidió la ubicación de las cámaras colocadas hasta el momento, Max Perkins  explicó que “las cámaras fueron instaladas según distintos criterios: por un lado, de acuerdo a lo que el mapa del delito que elaboramos desde la Secretaría de Seguridad nos marcaba como zonas conflictivas; por otro,  la demanda que los vecinos realizaron a través de presupuesto participativo y por último, en los puntos de ingreso y egreso al distrito”.